Pasta con salsa de aguacate, tomates frescos, ajo y albahaca

Ingredientes: 

  • 450 g/1 lb pasta – espaguetis o linguini van muy bien, pero experimenta con todos los tipos que quieras: fusilli, penne, noodles integrales…
  • 2-3 cucharadas de aceite de oliva (si es posible, virgen extra)
  • 3 dientes de ajo grandes
  • 2 aguacates, grandes y maduros – los mejores son los “listos para comer”
  • 2 tomates grandes y maduros, con sabor – p.ej. variedad buey
  • ½ chile rojo mediano
  • 15 hojas de albahaca fresca, rasgadas – un buen puñado
  • Ralladura y zumo de una lima
  • Sal y montones de pimienta negra

Preparación

  • Cocina la pasta en una olla grande con agua salada hirviendo según las instrucciones del paquete (o sigue nuestro consejo).
  • Mientras la pasta se cocina, prepara el resto de los ingredientes.
  • Si vas a cocinar el ajo, hazlo ahora. Calienta 2 cucharadas de aceite en una sartén pequeña y fríelo durante un minute o dos, asegúrate de que no se queme. Retíralo del fuego, conserva el aceite, y reserva.
  • Si vas a usar el ajo crudo, machácalo y reserva.
  • Pela los aguacates. Quítales el hueso y córtalos en trozos.
  • Corta los tomates en trozos.
  • Quita las semillas del chile y pícalo en trocitos pequeños.
  • Escurre la pasta y mézclala con las verduras.
  • Añade el resto del aceite, el zumo y la ralladura de lima y las hojas de albahaca. Sazona.
  • Sirve inmediatamente.

Pizza de viernes noche

Ingredientes: 

  • Bases de pizza veganas
  • Salsa de tomate (tienes unas ideas en las instrucciones)
  • Col rizada salteada
  • Olivas (verdes rellenas, Kalamata, o una mezcla de las dos)
  • Setas en trocitos
  • Pimiento rojo/amarillo, en trozos pequeño
  • Tomates, en lonchas finas
  • Queso vegano (tienes unas ideas/opciones en las instrucciones)Opcional:
  • Chile fresco
  • Alcachofas
  • Rúcula fresca (para echar por encima una vez esté cocinada)
  • Piñones
  • Albahaca fresca
  • Aceite de oliva picante (para regar por encima una vez esté cocinada)
  • Ajo asado
  • Espinacas

 

Preparación:

Preparar tu propia salsa de tomate debería ser el primer paso para cualquier noche de pizza casera. A algunas personas les gusta simplemente esparcir un poco de tomate frito/puré de tomate y espolvorear un poco de orégano, albahaca y tomillo. Pero si tengo tiempo, yo hago mi propia salsa. (El tiempo es lo que tarda en engordar, no en prepararse.)

Salsa de tomate fácil: Pica una cebolla y un par de dientes de ajo bien finitos. Ponlos a freír en una sartén con un poco de aceite. Añade media cucharadita de orégano, albahaca y tomillo, y mezcla. Añade una lata de tomates en trozos, un poco de sal, pimienta, y deja cocer hasta que engorde. Si no la dejas engordar, los ingredientes de la pizza se escurrirán cuando intentes comerlas. Por eso necesitas un poco de tiempo para la salsa. No la quieres aguachada.

Montar la pizza:

  • Haz la salsa de tomate o usa una precocinada (como en la foto)
  • Calienta el horno a 220ºC.
  • Lava algo de col rizada y ponla en una sartén con un poquito de aceite. Saltea unos minutos hasta que sea de color verde intenso. Apaga el fuego.
  • Pica el resto de los ingredientes y ralla el queso.
  • ¡Crea tu pizza! Normalmente yo hago: salsa, col, olivas, setas, pimiento, tomate y, para terminar (tras unos 5-10 minutos en el honor), ¡queso! Pero claro que puedes hacerlo en el orden que quieras.
  • Yo siempre pongo las pizzas en el horno sin queso, y las dejo cocinar la mitad del tiempo necesario (sigue las instrucciones del paquete) y luego, añado el queso la segunda mitad. Así las verduras se calientan y cocinan lo suficiente, pero el queso no se quema.
  • ¡Sácala del fuego y pártela en trozos grandes!

Resultado de imagen para pizza pimientos y queso